Banco Mundial: Muchos empresarios poca innovación

0
331

QUITO, 29 de abril de 2014 – América Latina y el Caribe es una región de emprendedores. La tasa per cápita de propietarios de negocios es mayor que en otras regiones con niveles de ingreso similares. Aun así, y según el informe del Banco Mundial, “El emprendimiento en América Latina: muchas empresas y poca innovación”, el futuro de la región dependerá de alcanzar un número mayor de emprendedores “transformacionales” que en la actualidad.

Samuel Pienknagura, Economista del Banco Mundial y uno de los autores del informe, presentó los principales hallazgos del mismo en un evento organizado por la Escuela de Negocios, ESPAE, de la Escuela Superior Politécnica del Litoral y el Banco Mundial. Adicionalmente, se contó con la participación como comentaristas de Pablo Arosemena, emprendedor y profesor de la ESPAE y Carlos Rabascall, analista y periodista.

De acuerdo al informe, prácticamente uno de cada tres trabajadores en la región es autónomo o un pequeño empleador y contrariamente a lo que se cree popularmente, la proporción de empresas registradas formalmente también es comparativamente grande. Pero pocos de estos emprendedores llegan alguna vez a contratar un trabajador. La mayoría siguen siendo muy pequeños incluso tras décadas de operación.

De acuerdo con el informe, un emprendedor exitoso es aquel que transforma las ideas en empresas comerciales rentables -un proceso que requiere la capacidad de innovar, introducir nuevos productos y explorar nuevos mercados. La generación de puestos de trabajo de calidad obedece mayormente a estos emprendedores, aunque este proceso tiene mucho menos vigor en América Latina que en otros lugares. Las firmas exitosas permanecen siendo pequeñas en la región. Aquellas con 40 o más años de actividad emplean a alrededor de 110 personas en la región, mientras que en Asia Oriental emplean a cerca de 170, en Europa oriental a alrededor de 220 y en países de alto ingreso, a 250.

El informe encuentra que la realidad empresarial en América Latina se ve entorpecida por la baja innovación.

• Las empresas latinoamericanas introducen productos nuevos a un ritmo menor que las empresas de otras regiones en desarrollo.

• Con la excepción de Brasil, que invierte el 1 por ciento de su PIB en Investigación y Desarrollo (I+D), en promedio la región invierte mucho menos (por debajo del 0,5 por ciento), es decir un tercio el nivel de China y un cuarto el nivel de los países de ingreso alto.

• No sorprende entonces que la región vaya a la zaga de otras en términos de patentes. En Bolivia, Paraguay, El Salvador, Honduras, Guatemala y Perú, el número de patentes por millón de habitantes es menor a uno, muy por debajo de lo que debería ser para su nivel de desarrollo.

• Una nueva investigación patrocinada por el Banco Mundial respecto a prácticas de gestión halló que las medianas y grandes empresas no utilizan los sistemas más actualizados de gestión de talento basado en desempeño. Los datos de la encuesta revelan que la proporción de empresas familiares (que en promedio tienden a estar peor gestionadas que las empresas que se comercializan públicamente) en América Latina prácticamente duplica a la de Estados Unidos.

Quizás lo más sorprendente sea que incluso las empresas más grandes de América Latina sufren de esta falta de innovación, según el informe. Incluso en las principales naciones exportadoras de la región, como Chile, Colombia y México, el porcentaje de empresas que eligen exportar es mucho menor que lo esperado dado su nivel de desarrollo.

Las multilatinas del sector manufacturero en promedio invierten apenas $0,06 por cada $1000 de ingreso en I+D. Mientras tanto, las multinacionales invierten $2 por cada $1000 en China y $2,6 por cada $1000 en países de ingreso alto. Incluso las filiales de corporaciones multinacionales en América Latina y el Caribe tienden a ser menos innovadoras.

Para prosperar, estos emprendedores requieren de un ambiente económico e institucional favorable que acentúe los resultados esperados de sus ideas innovadoras. Fortalecer el capital humano, alentar la competencia y mejorar los derechos de propiedad intelectual también puede ayudar a inclinar la balanza.

En los últimos años, las políticas latinoamericanas se han enfocado en la asistencia a pequeñas y medianas empresas. Pero estos esfuerzos también deben dirigirse a las nuevas empresas. Es un pequeño sub grupo de las empresas jóvenes el que suele crecer, plantea el informe.

Por suerte se avizoran ciertos desarrollos prometedores. Las agencias de promoción de exportaciones están ayudando a empresas exportadoras en varios países, mientras que los avances científicos han transformado definitivamente la agricultura en otros. Cuando enfrentan competencia, las firmas dinámicas en la región exploran nuevos mercados de exportación. El surgimiento de multilatinas es un desarrollo positivo con respecto a décadas anteriores.

Los emprendedores transformacionales serán cruciales en este esfuerzo y si bien no existe un número ideal de éstos para una sociedad, el hecho es que el futuro de América Latina dependerá de contar con muchos más.