Ecuador, el que más emprende en LATAM, pero con negocios pocos sostenibles.

0
998

El gen del comercio marca la capacidad de iniciativa de los ecuatorianos, la más alta de América Latina.

En el 2015 se obtuvo un Índice de Actividad Emprendedora Temprana (TEA) de 33.6% por lo que aproximadamente 1 de cada 3 adultos había realizado gestiones para crear un negocio o poseía uno cuya antigüedad no superaba los 42 meses. Esta cifra no ha presentado variaciones importantes en los últimos años. De forma similar, el porcentaje de personas que poseía un negocio ya establecido (más de 42 meses) se mantuvo en el nivel de los últimos años (17.4%). Siguiendo la tendencia, tanto los negocios emprendidos recientemente como los ya establecidos, se dedicaban en su mayoría al comercio (76% y 51% respectivamente) y principalmente orientados al mercado doméstico. La proporción de emprendimientos en comercio ha mantenido una tendencia creciente desde el 2010 (65%).

En América Latina, Ecuador muestra nuevamente la TEA más alta, seguido por Chile (25.9%) y Colombia (22.7%).

En este año la TEA está compuesta por un 25.9% de negocios nacientes y un 9.8% de negocios nuevos. Es importante destacar que el 8% de los negocios nacientes fueron empezados por personas dueñas de un negocio nuevo y un 10% por dueños de negocios establecidos. Además, el 23.1% de los adultos afirmaron haber emprendido aprovechando una oportunidad, mientras 10.3% lo hicieron por necesidad. La tasa de emprendimiento por necesidad, al igual que en años anteriores, se encuentra por encima del promedio de América Latina y el Caribe. En relación a los emprendedores por oportunidad, el 26.6% afirmaron que lo hicieron para incrementar sus ingresos, un 28.8% lo hizo buscando independizarse mientras el 44.6% estuvo motivado también por necesidad, es decir motivación mixta.

La  ESPAE Graduate School of Management de la ESPOL participa en el Global Entrepreneurship Monitor (GEM), uno de los proyectos de investigación más importantes a nivel mundial en el tema de emprendimiento; fueron parte del GEM 2015 62 países, representando economías en diversas fases de desarrollo. El proyecto GEM, que fue iniciado en 1999 por el Babson College y la London Business School, y en el que ESPAE participa desde el año 2004, busca medir los niveles de emprendimiento de los países.

En Ecuador, los autores de este trabajo de investigación en emprendimiento son: Virginia Lasio, directora de ESPAE y quien preside el GEM Ecuador, Guido Caicedo, Xavier Ordeñana y Edgar Izquierdo profesores de ESPAE. Los auspiciantes: Banco del Pacífico, Mexichem Ecuador y Hotel Sheraton.

REFLEXIONES FINALES

La TEA, tasa de emprendimientos tempranos en Ecuador se mantiene alta y sin cambios sustanciales en su composición: predominan los negocios nacientes, por otra parte los negocios nuevos muestran tendencia decreciente; prevalecen los emprendimientos por oportunidad, pero el país aún posee una tasa alta de emprendimientos por necesidad, ubicándose por encima del promedio para economías de eficiencia; aunque hay paridad de género en emprendimiento, más mujeres emprenden por necesidad. Sin embargo se observan, aunque incipientes, algunas transformaciones o tendencias positivas, que facilitarían abordar los desafíos que el país aún tiene en esta materia.

El 2015 parece ser un año atípico, una TEA alta pero algunos indicadores de emprendimientos y del entorno en proceso de mejora. El monitoreo continuo de la actividad emprendedora del Ecuador en los últimos siete años, lleva a insistir, como se ha hecho en los dos últimos informes, en la necesidad de políticas de desarrollo productivo, integrales y articuladas, que incorporen al emprendimiento y la innovación. Del mismo modo se insiste en el papel de los emprendedores en el desarrollo empresarial y de los negocios establecidos en el ecosistema emprendedor; la salud de éste no es solo responsabilidad de los gobiernos o la academia.

Hay que reconocer que tanto Ecuador como la región poseen el “gen del comercio”, por lo tanto es importante, de la mano con lo expresado antes, revalorizarlo y diseñar estrategias para hacerlo próspero y sostenible.

Puede acceder al informe completo aquí