Mensaje de la Decana saliente

0
965

Este 30 de junio termino mi periodo como decana de ESPAE; desde el 1 de julio asumirá el decanato de la escuela el profesor Xavier Ordeñana, actual Director Académico y de Investigación.

Durante este periodo de aproximadamente 16 años, hemos transformado ESPAE, gracias a las contribuciones de nuestros profesores y empleados, así como las de aquellos que nos precedieron. Por supuesto, gracias también a nuestros alumnos, que son la razón de existir de ESPAE.

La Escuela tiene ahora buen posicionamiento local y regional, debido a las acreditaciones internacionales obtenidas (AACSB y AMBA), y una tercera en proceso. Sin embargo, aún tenemos debilidades y todavía falta mucho por hacer, y que bueno que así sea, de otro modo sería muy aburrido gestionar esta escuela. Son justamente los nuevos proyectos y actividades para cerrar brechas los que constituyen un estímulo para explorar y crear constantemente. Por lo menos así lo veo; una anécdota personal les permitirá entender: Antes de llegar a ESPAE, trabajaba en la industria. Nunca pude resistir en un trabajo más de 2 o 3 años. Me sentía ahogada con la rutina, no veía más allá de mi nariz, etc.  Llegué a ESPAE en mayo de 1994 por dos meses, para trabajar solo por las mañanas en un programa de operaciones (aún mantenía algún interés ingenieril), y… aún sigo aquí…. Ha sido un lujo estar en esta escuela desde el primer día, siempre algo nuevo, nuevos retos y oportunidades, el aburrimiento y la rutina nunca fueron opciones; siempre creí que se podían hacer grandes cosas, y me siento orgullosa de lo que hemos logrado.

A más de los diversos equipos con que he contado en ESPAE, nuestros logros también se deben al apoyo de colegas de diversas escuelas de América Latina, y otros países del mundo, a quienes agradezco infinitamente por haber confiado en nosotros cuando aún éramos una escuela desconocida; sin su apoyo y el aprendizaje que nos permitieron hacer de sus experiencias y buenas prácticas, nuestro camino habría sido más difícil y quién sabe si exitoso. También mi agradecimiento a las autoridades de ESPOL, durante los diversos periodos de gobierno, por su confianza, relativa autonomía, y apoyo para invertir en proyectos de largo plazo, y a veces con resultados inciertos; en este sentido tanto en ESPAE como en ESPOL hemos sido emprendedores. Con posturas más conservadoras, probablemente hubiéramos ya desaparecido.

A partir de julio iniciaré mi nueva experiencia como profesora de tiempo completo. Solo me resta decir gracias, y sé que quedamos en buenas manos.

Virginia Lasio